lunes, 19 de mayo de 2008

prostitucion en colegios


A octubre de este año, la prostitución en los colegios creció en un 25%
PDF
Imprimir
E-Mail
‘Prepagos’ llegaron a los colegios de bachillerato
Según los registros y las denuncias recibidas por la Dirección de la Casa de Justicia de Santa Marta, estudiantes de bachillerato son las principales ‘chicas prepago’.
El libro de Gustavo Bolívar “Sin tetas no hay paraíso” que fue llevado a la televisión y próximamente se convertirá en una película, desentraña el mundo de la prostitución.
La obra relata la historia de una joven que busca obtener dinero vendiendo su cuerpo bajo el influjo de una amiga.Esa realidad, es la misma que hoy vive Santa Marta. Las autoridades han detectado que en los colegios muchas jóvenes son explotadas sexualmente.
Según reporte entregado por la Dirección de la Casa de Justicia, en la ciudad se disparó la prostitucion de menores en edad escolar.
Emma Rangel Lozano, directora de la entidad, reveló que un centenar de denuncias han llegado a su despacho.Lo aterrador de la situación es que son las mismas estudiantes de bachillerato las que empujan a sus compañeras a ese oscuro mundo.
“Una de ellas es la líder que se encarga de conseguir los clientes e intermediar ante las demás niñas”, cuenta la señora Rangel Lozano.
Las menores se dejan tentar por el deseo de adquirir dinero rápido, ropas de marca o aparatos de alta tecnología como celulares, ipod o palm.
Muchas de las niñas mostraron su asombro al conocer lo que estaba pasando.
“En mi colegio se oyen los rumores y hasta tenemos detectada a una que otra líder, por eso estamos prevenidas”, dijo una niña que estudia en un colegio público.
NUEVA OPINION conoció la historia de una joven que desempeña esta actividad. Manifestó que seduce a sus amigas para tener sexo con hombres mayores y recibir una buena paga.
“Me metí en esto después de haber visto la serie ‘Sin tetas no hay paraíso’, pues me identifiqué con algunas de sus situaciones”, comentó la muchacha.
En el espacio televisivo había un personaje denominado “La Diabla” quien era una meretriz que tenía a su cargo a media docena de ‘prepagos’.
En las denuncias llegadas a las oficinas de la Casa de Justicia, las niñas reconocen que se trata de una vida muy difícil pero lucrativa.
“Los hombres con los que me ha tocaba estar no me gustaron pero acepto el sexo para tener con que comprar lo que se me antoje”, relató una estudiante.
Emma Rangel Lozano ha solicitado la participación del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Policía Nacional para adelantar operativos de prevensión y represión.
A octubre de este año, los casos de prostitución con estas características se habían incrementado en un 25%.
Las autoridades también han diseñado programas de seguimiento en asocio con los padres de familia.
“La primera acción debe surgir del hogar de estas niñas”, puntualizó Rangel Lozano.
Redes de prostitución llevan 4 años operando en los planteles educativos
Autoridades y expertos denunciaron que desde hace cuatro años en los colegios colombianos están operando redes de prostitución.
Estas organizaciones se encargan de reclutar menores para que trabajen como ‘prepagos’.
La Organización Internacional del Trabajo dice que los delincuentes engañan a niños de 11 a 13 años en los centros educativos, ya que en esa edad son más vulnerables.
Profamilia explicó que los casos se presentan en los colegios porque es allí donde los menores comparten sus necesidades.
La Fundación Renacer denunció que de manera particular en los últimos cuatro años las instituciones educativas fueron penetradas por las redes de prostitución.
El Ministerio de Educación informó que se activaron alertas tempranas en cinco departamentos. Add as favourites (0) Cite este artículo en su sitio Views: 572
Sea el primero en comentar el artículo

Solo los usuarios registrados pueden agregar sus comentarios.Por favor, vaya a login, o regístrese.



COPYRIGHT © 2007 Nueva Opinion, Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.