miércoles, 21 de mayo de 2008

MEDELLIN

ALGUNAS CONCEPCIONES ACERCA DE LA PROSTITUCIÓN EN MEDELLÍN
Para abordar el fenómeno de la prostitución en las condiciones específicas de Medellín, se hace necesario diferenciar, someramente, las categorías con las cuales se entiende actualmente: Trabajo sexual, explotación sexual y prostitución; en tanto son estos términos los que dan paso a la práctica. Asumirse como trabajadora sexual supone la asunción de un oficio en forma profesional, reconociendo una organización reivindicativa y política. Esta categoría es sólo aplicable, según la legislación internacional, a las personas mayores de edad, en la medida en que, según la OIT, sólo los adultos reciben un salario por su trabajo. Lo que implica, por un lado, que las adolescentes no pueden ser incluidas en ésta, y, por otro, que las que laboran de esta forma son reconocidas como sujetos políticos, mas no necesariamente como individuos responsables de su hacer para consigo mismos. En la medida en que las adolescentes no son consideradas trabajadoras sexuales, la legislación decidió usar la categoría de explotación sexual infantil para referirse a cualquier forma de comercialización física o simbólica de los cuerpos de las menores por parte de otro, y en razón de las circunstancias sociofamiliares y de la insatisfacción de las necesidades básicas. El uso de esta categoría implica una concepción de las adolescentes como quienes no tienen la suficiente consciencia, ni madurez física y psicológica para saber cuales son los riesgos que corren en este intercambio. De igual forma, se cree que es un acto ajeno a su voluntad y que en manera alguna implica una elección, excluyéndolas como directas y únicas responsables del estilo de vida que decidieron llevar.También realizan un cierto número de acciones que transforme las causas de la explotación sexual: la violencia psicológica o corporal, la agresión sexual al interior de la familiar, el déficit económico, etc. Éstas parten, a grandes rasgos, de una perspectiva de la explotación sexual como una actividad marginal, de las adolescentes que la practican como individuos transgresores, por fuera de la moralidad y excluidas de la organización social. La prostitución de niños, niñas y adolescentes, es una práctica antigua repudiada en Occidente desde el inicio de la modernidad, por ser considerada como una forma de explotación y de comercio sexual, a la vez, que se la concibe como una actividad marginal y con un carisma delictivo.
Ahora bien, la prostitución es definida como un acto libre y voluntario mediante el cual una persona vende su cuerpo a cambio de una retribución económica. Siendo un acto que remite a un grado relativo de libertad, apunta, en lo que al sujeto moral se refiere, a una elección y a un grado de responsabilidad moral y ética con respecto a la sociedad y a sí mismo. Esta categoría no se usa regularmente para calificar a las adolescentes.
Prostitución en MedellínLas trabajadoras sexuales son el reflejo de una sociedad inequitativa, que empuja a quienes practican este oficio a soportar la estigmatización de una sociedad que cree que limpiando las calles de su presencia podrán cultivar los valores.
Aunque el ejercicio de la prostitución no se ha definido como ilegal, son discriminadas y estigmatizadas. Según la abogada Gloria Arango, asesora jurídica del programa Por una vida más digna, "a nivel constitucional el derecho a la igualdad nos cubre a todos, pero ellas padecen la falta de oportunidades y, por ende, altos índices de pobreza".
Sin embargo, este oficio no puede concebirse sólo como la decisión de una mujer para suplir la necesidad de sobrevivencia. Otros elementos en el ámbito social y personal entran a ser parte de este panorama. Las miles de mujeres que deambulan por las calles viven en el constante riesgo de ser víctimas de cualquier tipo de violencia.
En su mayoría, las mujeres dedicadas a este oficio son solas, cabeza de familia o protectoras, observarlas de lejos no permite ver que allí hay una madre o una protectora, luchando por una mamá enferma, unos hijos o unos hermanos.
Algunas empezaron a trabajar en casas o bares, tienen uno o más hijos, padecieron en la infancia los rigores del maltrato y la violencia sexual por parte de padres, padrastros y familiares.
En los últimos años se ha notado un incremento en el ejercicio de la prostitución, "uno de los problemas más grandes es la población urbana desplazada, y las mujeres del campo", asegura, la socióloga Margarita Peláez, directora del proyecto Por una vida más digna.
El aumento del desempleo, la informalidad laboral, las desigualdades económicas, son algunos de los factores que se agregan al crecimiento de esta problemática.
Un estudio del año 2.000 sobre una muestra de 500 prostitutas demuestra que en un 62.5% viven en estratos 1 y 2. El 77% de ellas no tiene esposo ni compañero estable y son las proveedoras de la familia. Tienen un promedio de 2.5 hijos, y la mayoría tiene otros familiares a cargo. El 80% de ellas sufren de enfermedades de transmisión sexual. Datos tomados de las memorias del Primer foro sobre tráfico de personas y prostitución, 2001.
Tomado de El Colombiano. Septiembre 8 de 2002. Pag. 14A y 15A.
Además se incrementa el número potencial de clientes y de zonas donde la sociedad permite el ejercicio de la prostitución. Se podría decir que cada sociedad crea los espacios donde las prácticas que se conciben como trasgresión se hacen posibles.
Implicaciones
Proyecto por una vida más digna La Administración Municipal, en convenio con la Universidad de Antioquia, desarrolla un programa de atención en salud, psicológica y jurídica con 1.000 mujeres dedicadas a la prostitución. "El proyecto trabaja desde un enfoque de género, dirigido a la prevención y atención de la prostitución y con miras a buscar estrategias para mejorar la calidad de vida de los niños, niñas y adultos en riesgo o ejercicio de la prostitución", explica Margarita Peláez, directora del programa. Para el convenio, que funciona desde abril de este año, la Alcaldía asignó una partida de $94 millones para la realización de talleres reflexivos de salud, liderazgo y empoderamiento con 356 mujeres que trabajan en los alrededores de la Veracruz, el 99% de ellas padece de enfermedades de transmisión sexual.
El programa que impulsa la Administración brinda acompañamiento psicosocial, información sobre prevención de factores de riesgo, promoción de los derechos como mujeres y ciudadanas y propone política pública en beneficio de quienes ejercen la prostitución.
Igualmente, por medio de la conjunción con otras instituciones (Ser humano, Red de mujeres populares “Hacia un futuro mejor”, A.C.J., Vamos Mujer, Superarse, entre otras) se han creado espacios de intercambio cultural donde las adolescentes preparadas en una actividad, según sus preferencias, exponen los logros de su trabajo, sea en danza, baile, artes plásticas o manualidades o actividades deportivas. Posibilitando que las mujeres adquieran una proyección por medio de aquellas actividades que les son importantes, en la vía de ocupar un lugar y obtener un reconocimiento. Además, los intercambios permiten vincularlas con sus coetáneos de formas distintas a las que se llevan a cabo mientras permanecen en las zonas de tolerancia.SITIOS WEB RECOMENDADOShttp://www.bibliotecapiloto.gov.co/bib_autor/noticias/colombia/septiembre/08_14a_15a_01.htm
http://www.funlam.edu.co/poiesis/Edicion007/poiesis7.sfernandez.htm